Un día cualquiera

Miércoles Mudo (4)

2016-05-10 23.11.02

Anuncios

ElTemaDeLaSemana‬: El Peor momento del día.

Seguímos con este magnífico carrusel de posts. El primer micropost fue sobre el mejor momento del día y ahora toca el peor. La verdad es que he tardado en escribirlo porque no me costaba decidir entre dos. El primero es cuando nos vamos mi santa y yo a la cama enfadados, pagando el uno con el otro el cansancio y el agotamiento. Pero tanto Stereodad como yanosoyunpadrenovato han hecho sus entradas sobre ello y lo han explicado fenomenal.. así que sólo disculparme con mi santa por no entenderla mas, por no tener más fuerzas al final del día para escucharla mas y por no mimarla todo lo que se merece…

wpid-sad3

El otro momento jodido del día es cuando estoy en mi trabajo y me doy cuenta de que ese día, ya no llego a ver a mi pequeña. En general, puedo combinar el trabajo para salir a horas decentes y poder estar con mi peque por las tardes. Pero hay días en que simplemente no se puede, no llegas al deadline, toca currar mas…así que en ese momento, te das cuenta que cuando llegues a casa ella dormirá y que hoy no la habrás podido ver sonreír, o abrazarte (más de lo que lo hace antes de que la deje en la guarde). Ese es uno de los peores momentos del día… espero que no pase mucho más.

 

#ElTemaDeLaSemana es una iniciativa nacida de los @PapásBlogueros para toda la blogosfera. Queremos saber un poco más de ti, y que sepáis más de cada uno de nosotros. Por eso propondremos un tema semanal sobre el que reflexionar brevemente en nuestros respectivos blogs y compartiéndolo en este carrousel para llegar a todas y todos.

#‎ElTemaDeLaSemana‬: Mi mejor momento del día.

Te levantas temprano, corres a asearte, a levantar a la peque. Darle su desayuno, vestirla, peinarla, que se lave los dientes. Dejas listo a los gatos, y sales corriendo. Y corres, corres, corres… engullido por las prisas y  el estrés el día, de un laboratorio en ebullición de ideas y trabajo constante. Comes, te cuenta tu santa que ya está con la peque y que se lo ha pasado muy bien, y sigues corriendo. Corres pero esta vez es diferente, ya corres para acabar. Un último esfuerzo, coche, caravana, y entonces llega mi mejor momento del día. Abro la puerta de casa y escucho un terremoto melódico correr hacia la puerta, con su mejor sonrisa y los brazos abiertos. Mi peque viene a verme, a darme la bienvenida con un torrente de palabras para describirme su día. Sólo usa 3 o 4 palabras, que además no tienen que ver, pero mientras me hipnotiza con sus ojos y su sonrisa, es como si mi cerebro es capaz de traducir su mensaje y lo entiendo todo, a ella, mi vida, mi función y mi destino. Esos minutos cuando llego, son su regalo diario que me recuerda por y para que vivo. Ése, ése es el mejor momento de mi día.

imagenes-romanticas-de-abrazos11

 

#ElTemaDeLaSemana es una iniciativa nacida de los @PapásBlogueros para toda la blogosfera. Queremos saber un poco más de ti, y que sepáis más de cada uno de nosotros. Por eso propondremos un tema semanal sobre el que reflexionar brevemente en nuestros respectivos blogs y compartiéndolo en este carrousel para llegar a todas y todos.

Colecho para compartir sueños

colecho-esta-bien-780x585

El colecho. Como muchas otras cosas en la paternidad/maternidad, uno de los temas en el que o lo amas o lo odias. Muchos de mis cercanos se posicionan aunque sea sólo con una mirada, una imperceptible mueca involuntaria puramente reactiva. Que si se va a acostumbrar, que si luego no la sacarás de la cama, que si ya verás… Señores, señoras, yo NO COLECHO YO COHABITO. Mi hija se pasó 9 meses compartiendo sangre con su madre, respirando su oxígeno, seleccionando sus nutrientes, escuchando su latido, su respiración. Levitando dentro de ella armónicamente y bailando al son de la música de mamá. Nace y hace piel con piel con ella, conmigo, bebe su leche o no, pero son dos entes de la misma persona. Y de repente ha de tener su habitación, dormir sola, no sentir el calor.

No critico ninguna postura, me parece todo bien y lo que más he aprendido, en gran parte gracias a la comprensión y el cariño de papasblogueros, es que no hay una manera. Cada uno lo vive como le pide su (más…)

Veggie Baby, sí se puede

kid-eating-vegetableLos que me conocen de cerca en esta blogosfera, saben que desde hace un tiempo (3 años más o menos) soy vegetariano. Bueno tampoco me defino exactamente con esa etiqueta, soy lo que los anglosajones, muy dados a ponerle nombre a todo, llaman “flexitarian“. El flexitarianismo sería el ovo-lacto vegetariano no estricto. Es decir, en el día a día mi dieta se  basa en el vegetarianismo, pero de vez en cuando me apetece y como algo de carne o pescado. Puedo perfectamente ir a un japo y disfrutar de mi pasión por el sushi sin problemas. En mi caso, esto empezó por un lado por estar cansado de la industria alimenticia, por conciencia propia y por motivos gástricos. Arrastraba problemas con una hernia de hiato y ardor de estómago día sí día también, reflujo gastroesofágico y que me despertaba a veces de noche con ganas de vomitar. Mis digestiones eran pésimas, comiese lo que comiese me sentía como si acabase de zamparme una fabada de primero, seguida de callos de segundo, banana split de postre e irish coffee. Así que abracé el vegetarianismo y todo eso desapareció.

Mi santa es vegetariana también aunque ella lo es de toda la vida y no flexibiliza. No le gusta ni la carne ni (más…)

Te cambia, vaya si te cambia…

Cuando nos quedamos embarazados te encuentras en esa tan agradable situación en la que todos aquellos que ya han sido padres se te acercan a darte lecciones de vida. “Prepárate para no dormir“, “Ya verás que caro es todo”, y tonterías consejos similares. No obstante si que hay uno de estas “frases” que me ha calado hondo por su trascendencia: “La paternidad te cambia, ya nada será igual”.

Escribo esta entrada desde un aeropuerto cualquiera, de una ciudad cualquiera. Si bien es cierto que estos 150324_flights-hero-image_1330x742me sucede a diario, es cuando he de viajar por trabajo (poco) cuando más lo noto. Antes, ante un viaje como éste siempre sentías cierta emoción (mezclada con la pereza claro). La posibilidad de ver ciudades nuevas, a costes pagados, siempre ha sido agradable no nos vamos a engañar. Evidentemente echaba de menos a mi santa, pero nunca han sido muchos días seguidos. De hecho, me enteré de que estábamos embarazados de la peque en un viaje a USA, en un congreso en Boston (mamá no pudo aguantarse las ganas de (más…)

Mi hija ha mutado a gata…

Pues si señores y señoras… Quien nos conoce sabe que hemos tenido toda la suerte del mundo con la peque ya que duerme del tirón desde el día 1. Es de alta demanda eso si, hay que irse a la cama con ella, se despierta en cuanto mamá pone un dedo en el suelo y ya de poner un pie encima de nosotros para dormirse pero, una vez cae, duerme 8-9h del tirón. De bebé se despertaba para comer claro, pero era un “ei estoy aquí, tengo hambre”. Sin lloros, sin rabietas, ella comía y seguía durmiendo como si nada. Y así hasta día de hoy, una niña muy buena, que se activa de noche y le cuesta irse a dormir pero que cuando cae a su santa madre y a mi nos deja dormir bien, en términos generales.

No es mi gata no

No es mi gata no

Pues bien, desde hace un par de semanas, a nuestra gata Korat le ha dado por pretender ser ella el bebé. Así que a las 6 de la mañana, empieza a reclamar atención, la calefacción, un par de mimos y luz ambiente. Lleva 2 semanas que no se si por la entrada de la primavera o que, es como un bebecito que quiere sus mimos diarios… eso o que a pesar de estar castrada desde hace siglos va mas cachonda que una mona! jajajaja! El pobre del macho que tenemos, también castrado, no se entera de nada, ni se inmuta ante tanto maullido (eso sí no abras un mueble de la cocina o de la nevera que entonces despierta el UrukHai que lleva dentro). Así que ya me veis, lo que no me reclama mi hija me lo reclama la gata, y aquí andamos haciendo “parenting” felino para que no se diga… Quien me iba a decir a mi que la paternidad me daría un bebé y una gata….

Eso si, una vez nos hemos levantado todos, estamos ya desayunando con la peque y en el comedor con la tele, es la primera en correr a la cama, hacerse un nidito y quedarse frita el resto de la mañana… claro con ese madrugón… jaja… el maravilloso mundo de los gatos 🙂

60ce59db5349fe3f30c8ef257e34792c