Pensamientos

ElTemaDeLaSemana‬: El Peor momento del día.

Seguímos con este magnífico carrusel de posts. El primer micropost fue sobre el mejor momento del día y ahora toca el peor. La verdad es que he tardado en escribirlo porque no me costaba decidir entre dos. El primero es cuando nos vamos mi santa y yo a la cama enfadados, pagando el uno con el otro el cansancio y el agotamiento. Pero tanto Stereodad como yanosoyunpadrenovato han hecho sus entradas sobre ello y lo han explicado fenomenal.. así que sólo disculparme con mi santa por no entenderla mas, por no tener más fuerzas al final del día para escucharla mas y por no mimarla todo lo que se merece…

wpid-sad3

El otro momento jodido del día es cuando estoy en mi trabajo y me doy cuenta de que ese día, ya no llego a ver a mi pequeña. En general, puedo combinar el trabajo para salir a horas decentes y poder estar con mi peque por las tardes. Pero hay días en que simplemente no se puede, no llegas al deadline, toca currar mas…así que en ese momento, te das cuenta que cuando llegues a casa ella dormirá y que hoy no la habrás podido ver sonreír, o abrazarte (más de lo que lo hace antes de que la deje en la guarde). Ese es uno de los peores momentos del día… espero que no pase mucho más.

 

#ElTemaDeLaSemana es una iniciativa nacida de los @PapásBlogueros para toda la blogosfera. Queremos saber un poco más de ti, y que sepáis más de cada uno de nosotros. Por eso propondremos un tema semanal sobre el que reflexionar brevemente en nuestros respectivos blogs y compartiéndolo en este carrousel para llegar a todas y todos.

#‎ElTemaDeLaSemana‬: Mi mejor momento del día.

Te levantas temprano, corres a asearte, a levantar a la peque. Darle su desayuno, vestirla, peinarla, que se lave los dientes. Dejas listo a los gatos, y sales corriendo. Y corres, corres, corres… engullido por las prisas y  el estrés el día, de un laboratorio en ebullición de ideas y trabajo constante. Comes, te cuenta tu santa que ya está con la peque y que se lo ha pasado muy bien, y sigues corriendo. Corres pero esta vez es diferente, ya corres para acabar. Un último esfuerzo, coche, caravana, y entonces llega mi mejor momento del día. Abro la puerta de casa y escucho un terremoto melódico correr hacia la puerta, con su mejor sonrisa y los brazos abiertos. Mi peque viene a verme, a darme la bienvenida con un torrente de palabras para describirme su día. Sólo usa 3 o 4 palabras, que además no tienen que ver, pero mientras me hipnotiza con sus ojos y su sonrisa, es como si mi cerebro es capaz de traducir su mensaje y lo entiendo todo, a ella, mi vida, mi función y mi destino. Esos minutos cuando llego, son su regalo diario que me recuerda por y para que vivo. Ése, ése es el mejor momento de mi día.

imagenes-romanticas-de-abrazos11

 

#ElTemaDeLaSemana es una iniciativa nacida de los @PapásBlogueros para toda la blogosfera. Queremos saber un poco más de ti, y que sepáis más de cada uno de nosotros. Por eso propondremos un tema semanal sobre el que reflexionar brevemente en nuestros respectivos blogs y compartiéndolo en este carrousel para llegar a todas y todos.

17 músculos que son el spa que encuentro en tu sonrisa

Life-Love-Quotes-When-You-Smile-The-Whole-Stops

Una sonrisa. 17 músculos necesarios para llevarla a cabo (de unos 650 que tenemos en el cuerpo). Un proceso muscular que repetimos constantemente (sé que menos de lo necesario amor) y que implica músculos como el cigomático, el músculo elevador del labio superior o el músculo risorio. Pero resulta curioso cuando la persona que activa estos 17 músculos es tu hija (o hijo) y con ello, para tu corazón. Con sólo 17 músculos lo relaja, lo amasa en un abrazo infinito que espesa tu sangre, calentándola hasta la temperatura ideal para tranquilizar tu cerebro. Su sonrisa es uno de las caricias más cálidas que he sentido nunca. De repente tus músculos se relajan, tu atención se focaliza en ella y tu cuerpo y tu mente se trasladan a un spa, a un baño burbujeante orquestado por ella, a su antojo.

Es el extasía del papá, su medicina. El estrés, la ansiedad, las prisas, las preocupaciones, todo (más…)

Te cambia, vaya si te cambia…

Cuando nos quedamos embarazados te encuentras en esa tan agradable situación en la que todos aquellos que ya han sido padres se te acercan a darte lecciones de vida. “Prepárate para no dormir“, “Ya verás que caro es todo”, y tonterías consejos similares. No obstante si que hay uno de estas “frases” que me ha calado hondo por su trascendencia: “La paternidad te cambia, ya nada será igual”.

Escribo esta entrada desde un aeropuerto cualquiera, de una ciudad cualquiera. Si bien es cierto que estos 150324_flights-hero-image_1330x742me sucede a diario, es cuando he de viajar por trabajo (poco) cuando más lo noto. Antes, ante un viaje como éste siempre sentías cierta emoción (mezclada con la pereza claro). La posibilidad de ver ciudades nuevas, a costes pagados, siempre ha sido agradable no nos vamos a engañar. Evidentemente echaba de menos a mi santa, pero nunca han sido muchos días seguidos. De hecho, me enteré de que estábamos embarazados de la peque en un viaje a USA, en un congreso en Boston (mamá no pudo aguantarse las ganas de (más…)

No hay San Valentines para nosotros

(para leer esta entrada, darle al audio primero)

Escribo estas palabras de noche, mientras duermes. Descansas tras un largo día lleno de cosas por hacer, de cosas por cambiar de sitio. De comidas, de cenas, de meriendas. De pañales y de baños. Pero para mí, a estas horas en las que me quedo sólo, se me hacen las más vacías del día. Es verdad que descanso, que me relajo yo también. Pero echo de menos estar contigo.

Hoy es 14 de Febrero, el día de San Valentín, patrón de los enamorados. Pero no hay San Valentines para nosotros, no tengo días en los que celebrar mi amor por ti, ni santos, ni fiestas. Eres la persona que más he querido en mi vida y sin embargo, tu vives ajena a este día. Recuerdo cada segundo de mi vida a tu lado, cada sonrisa, cada palabra que has pronunciado a mi lado.

Y no hay San Valentínes porque desde que naciste, todos los días son el día del padre enamorado. Desde hace casi dos años vivo enamorado de ti. Nacida el Día Mundial de la Felicidad nos diste ese regalo, el de vivir plenamente cada segundo a tu lado. Así que aunque no hay el día del padre enamorado de su primera hija, hoy aprovecho este día para decírtelo, aunque lo haga cada día. Tu vives ajena este día, no leerás estas líneas, quizás hasta dentro de muchos años. Pero se que me entiendes, se que lo sabes. Nos miramos, me dices papa y se que mi mente y la tuya se están hablando, sonríes y se que lo sabes.

Pero ya que hoy es San Valentín, lo que si que puedo hacer es darle las gracias a mamá. NO sabría por donde empezar, definir cosas concretas. Pero todas se resumen en uno, gracias por ella. Gracias por cuidarla, por cuidarnos, por quererla y por querernos. Gracias por llenarme la vida de más caos del que yo te producía (así disimulo el mío entre el suyo). Gracias por el comedor a oscuras donde escribo esto, lleno de sus juguetes, pizarra y piano. Gracias por cada uno de los pañales que he cambiado y cambiaré, por poder llevarla cada mañana la guardería y por las siestas con ella. Pero sobre todo, gracias por quererme, por seguir a mi lado, por seguir siendo un auténtico coñazo a la hora de intentar hacerme mejor persona, mejor padre y mejor marido. Gracias porque desde le día que te conocí mi vida empezó a cambiar.

Siempre te digo que, como dijo Jobs una vez, no se pueden unir los distintos puntos mirando para adelante; se pueden unir únicamente mirando hacia atrás. Y es ahora, con nuestra princesa durmiendo a tu lado mientras yo escribo esto, que puedo mirar atrás, unir los puntos y saber que lo mejor que me ha pasado en esta vida ha sido conocerte. Ahora, uniendo los puntos lo entiendo todo. Ahora nuestra pequeña empieza a generar puntos nuevos, que uniremos juntos en el futuro. Gracias por tus sacrificios, gracias por querernos.

Ya acabo esta carta, más que eso es un pensamiento, un vaciado de mi ser en estas líneas. Gracias pequeña, te quiero con cada célula de mi cuerpo. Gracias mi amor, nos complementas a todos, eres el cimiento de esta familia. Gracias M y gracias C, vosotros nos aportáis risas, compañía, amor y sinceridad. Y gracias K, por no abandonarme aun, por seguir en mis brazos cada día, esté donde esté.

Gracias

Cuando la vida se comienza a ver de un color diferente

Esta misma semana nos han dicho por fin el sexo del bebé que estamos esperando. Será una niña y ya tenemos su nombrecito y todo! Nuestro bebé, “B” a partir de ahora, llegará en primavera y de repente, empiezo a ver el futuro de un color diferente. No entraremos en los tópicos de si lo veo en rosa o en azul, pero si que es cierto que hasta ahora ni mi mujer ni yo éramos muy muy conscientes del embarazo.

Ambos estamos leyendo muchísimo, hablamos constantemente, pero al dejar atrás el primer trimestre y con el los síntomas que la Dra. Mamá presentaba (cansancio extremo, náuseas matutinas y cambios corporales) entramos en una fase donde la mamá está perfecta y su barriga aunque crece lentamente sigue tímida ahí escondidita. Así que a los dos se nos “olvidaba” de tanto en tanto el asunto y nos sorprendíamos al (más…)