Colecho para compartir sueños

colecho-esta-bien-780x585

El colecho. Como muchas otras cosas en la paternidad/maternidad, uno de los temas en el que o lo amas o lo odias. Muchos de mis cercanos se posicionan aunque sea sólo con una mirada, una imperceptible mueca involuntaria puramente reactiva. Que si se va a acostumbrar, que si luego no la sacarás de la cama, que si ya verás… Señores, señoras, yo NO COLECHO YO COHABITO. Mi hija se pasó 9 meses compartiendo sangre con su madre, respirando su oxígeno, seleccionando sus nutrientes, escuchando su latido, su respiración. Levitando dentro de ella armónicamente y bailando al son de la música de mamá. Nace y hace piel con piel con ella, conmigo, bebe su leche o no, pero son dos entes de la misma persona. Y de repente ha de tener su habitación, dormir sola, no sentir el calor.

No critico ninguna postura, me parece todo bien y lo que más he aprendido, en gran parte gracias a la comprensión y el cariño de papasblogueros, es que no hay una manera. Cada uno lo vive como le pide su cuerpo. Todo tiene beneficios, y consecuencias. Pero yo decido mi paternidad, igual que mi mujer.

Mi mujer y yo dormimos juntos, porque nos queremos. Y sí, me quita las sábanas, me echa de la cama dejándome en un rincón. Y sí, yo ronco, soy como un león marino durmiendo y le pongo la pierna encima166127726_d1 inmobilizándola cual boa constrictor. Y aún así no dormimos separados, eso no lo discute nadie. Pues con mi hija igual. Dormimos juntos los 3 porque si no, si no toco sus pies con mis manos de noche, o me pone su pierna encima, o acaricia mi barba para saber si soy yo, no dormiría nada. Ya no es tanto por ella, sino por mi. Y será la coincidencia, la buena suerte, el duende, pero llevamos colechando dos años y en dos años no hemos pasado ni una mala noche, más de 700 noches de paz y harmonía. Otros no tendrán la misma experiencia, otros no podrán aunque quieran por circunstancias ajenas y otros no querrán. Para todas las opciones mi más sincero respeto.

Y es que, es un auténtico placer que te abrace, que te haga la cuchara y te pida que la abraces para dormir. No podemos disfrutar más. Es verdad que algunas noches se mueve demasiado, deja poco espacio, o en verano da calor pero… señores y señoras, saben que? Yo colecho y doy gracias cada mañana a mi hija por dejarme dormir con ella 🙂

PD: os recomiendo encarecidamente leer otros posts sobre el tema de mis compañeros La Parejita de GolpeTropofotoStereodad y Yanosoyunpadrenovato, donde comparten sus opiniones/vivencias.

Anuncios