Veggie Baby, sí se puede

kid-eating-vegetableLos que me conocen de cerca en esta blogosfera, saben que desde hace un tiempo (3 años más o menos) soy vegetariano. Bueno tampoco me defino exactamente con esa etiqueta, soy lo que los anglosajones, muy dados a ponerle nombre a todo, llaman “flexitarian“. El flexitarianismo sería el ovo-lacto vegetariano no estricto. Es decir, en el día a día mi dieta se  basa en el vegetarianismo, pero de vez en cuando me apetece y como algo de carne o pescado. Puedo perfectamente ir a un japo y disfrutar de mi pasión por el sushi sin problemas. En mi caso, esto empezó por un lado por estar cansado de la industria alimenticia, por conciencia propia y por motivos gástricos. Arrastraba problemas con una hernia de hiato y ardor de estómago día sí día también, reflujo gastroesofágico y que me despertaba a veces de noche con ganas de vomitar. Mis digestiones eran pésimas, comiese lo que comiese me sentía como si acabase de zamparme una fabada de primero, seguida de callos de segundo, banana split de postre e irish coffee. Así que abracé el vegetarianismo y todo eso desapareció.

Mi santa es vegetariana también aunque ella lo es de toda la vida y no flexibiliza. No le gusta ni la carne ni el pescado, lo tiene fácil. Gracias a ella cambié mis hábitos alimenticios y los dos estamos perfectamente bien de salud, con chequeos anuales como todos deberíamos hacer y sin alteraciones reseñables. Así que cuando nos quedamos embarazados lo tuvimos claro. Nos informaríamos sobre la posibilidad de criar a la peque en el vegetarianismo. Así que una vez nacida, al tiempo de empezar con la alimentación complementaria, hablamos con nuestra pediatra y con una nutricionista infantil (no sectaria).

Empiezo por el final, mi hija no ha probado carne o pescado aún, con dos años de edad, y está perfecta. Siempre en el 1er percentil de crecimiento, etc. Su actitud y actividad es normal, está sana como un roble y le hacemos analíticas regularmente (actualización al final) para saber que nada se desequilibra. Así que #síesposible criar a un niño en esta filosofía. Evidentemente no se trata de hacer la misma dieta sin carne o pescado, hay que hacer una dieta bastante distinta.

En primer lugar, el “gran” problema del vegetarianismo es principalmente el hierro. La B12 no se puede obtener de los vegetales, pero como tomamos huevo (recordad, somos ovo-lacto vegetarianos) con eso cubrimos de sobra nuestra/su necesidad. Con un huevo, tenemos B12 para bastante tiempo. Por otro lado está el hierro. Los vegetales y legumbres disponen de la misma cantidad de hierro (o más) que la carne roja, pero se absorbe peor. Así que lo que hacemos es que cuando comemos alimentos ricos en hierro, como las legumbres (le encantan los garbanzos) o las hortalizas de hoja verde como la espinaca, siempre acompañamos esas comidas de alimentos ricos en Vitamina C. La Vit C ayuda a absorber el hierro en los intestinos y con eso nos aseguramos de que sus niveles son adecuados. La naranja es rica en Vit C, pero nosotros nos decantamos por la acerola, el alimento con mayor vit C del mundo (la naranja tiene unos 60 mg de Vit C por 100g de fruta, mientras que 100 gr de acerola aportan 1600 mg de la vitamina aproximadamente).

Este es un tema importante, frecuentemente los padres que siguen una dieta omnívora nos preguntan por el hierro. Pero hay cierta confusión al respecto porque a nuestros peques, sobre todo les damos carnes como la del pollo, el pavo o el cerdo. No es hasta más adelante cuando se introducen las carnes rojas. Creemos que es la carne en sí la que nos da el hierro, pues bien, el contenido de hierro de las carnes blancas es mínimo. Sólo las rojas como ternera, potro etc, tienen un nivel de hierro relevante para nuestra nutrición.

650_1200Una vez tenemos cubiertas estas dos necesidades del organismo, vit B12 y hierro, el resto se basa en nutrirnos bien. Mi hija come muchas legumbres, verdura de todo tipo y sobre todo alimentos como la quinoa (una de las mejores fuentes de proteínas así como un alimento rico en ácidos Omega 3 y 4). La quinoa posee los ocho aminoácidos esenciales para el ser humano y la introducimos en multitud de comidas. Otros alimentos como el amaranto (rico en minerales), las pasas, las nueces, el tofu, el seitán y la chia y demás nos ayudan a complementar el aporte de vitaminas, proteínas, hidratos y minerales. Además sigue con la leche de fórmula con lo que no tiene ninguna deficiencia alimenticia.

En definitiva, se puede hacer una dieta vegetariana en los niños siempre y cuando sea estudiada, meditada y se lleven a cabo controles regulares para asegurarnos de que no exista ninguna deficiencia. Evidentemente no somos talibanes de la alimentación y cuando mi hija pida carne o pescado, se lo daremos encantados. Una vez le intentamos dar por ver su reacción y no lo quiso ni en pintura. Así que mientras esté sana, sus análisis de sangre y su crecimiento y capacidad intelectual estén intactas, y dependa más de nosotros que de su propia decisión, seguirá con esta alimentación que tan buenos resultados nos ha dado con ella, seguiremos manteniendo dicha alimentación (está sana como un roble, hasta que no empezó en la guarde con año y medio no estuvo enferma ni una sola vez, y ahora ya en la guardería se pone malita de vez en cuando pero todo muy leve. No digo que sea por la alimentación, pero nos ayuda a estar tranquilos de que está fuerte y su sistema inmune bien potente).

Que conste que con esta entrada no pretendo dar lecciones a nadie, ni insinuar que nuestra forma de alimentar a la peque es mejor que la de nadie. Sólo comparto con vosotros/as una experiencia más de mi paternidad, y de mi visión de ella a través de éste humilde blog personal.

happy_life

Como apuntes finales, no puedo más que recomendar estos dos artículos (link y link) @madrereciente donde también comparte su punto de vista sobre esto. No se puede explicar mejor. Y un libro que nos ayudó mucho y que le encantó a mi santa: “Niños veganos, felices y sanos: una guía para madres y padres” de David Román.

Actualización 1 (13/04/2016): a raíz de los comentarios en el gran artículo de madrereciente, quiero matizar que no hacemos analíticas cada mes ni nada por el estilo. Hemos hecho 2, al año y a los dos años y sólo por estar tranquilos. Evidentemente que tengo dudas, de la alimentación, de la educación, de todo. Además, no hay demasiada información disponible de como llevar a cabo estas dietas en niños así que aun siendo los dos científicos y habiendo leído mucho, quisimos estar convencidos de que todo iba bien.

Anuncios

8 comments

  1. ¡Muy muy interesante! Y en cierta forma, me rompes un mito que arrastramos desde el embarazo de la niña. Mi Churri era vegetariana, como vosotros (no vegana), y desde el embarazo, pasó a dieta omnívora. Y con la niña, pues más de lo mismo. La verdura abunda en casa, pero de un tiempo a esta parte, veo que el consumo de carne se nos está disparando, así que tendré que ponerme serio…

    El caso es retomar los buenos hábitos de antes, y sabiendo que se puede, con alternativas y control. Otra cosa es que además, puedas llevar esa dieta siempre… ¿Qué haces, por ejemplo, con la comida de la guardería? En caso de llevarla y que coma allí, por ejemplo…

    Bueno, todo un temazo, al que darle muchas vueltas.

    Por cierto… ¿Dónde consigues cosas como la acerola o el amaranto?

    1. Hola crack! pues si es un tema que nos preocupa pero que hemos sabido llevar, más mi santa que yo. Ella no ha cambiado los hábitos, durante el embarazo más control pero todo fue genial. Sobre la niña, a la guarde que la llevamos nosotros nos dejan llevarle la comida. Ella toma el 1ero de allí (que suelen ser sopas, pasta o legumbres) y el segundo lo hacemos nosotros. Por ahora funciona, el día que tenga “envidia” de la comida del de al lado nos adaptaremos a ella. Y sobre Acerloa y amaranto, el segundo no es difícil. Lo encontramos en tiendas como Veritas y superficies “bio”. Es como la quinoa o la chia. La acerola es bastante más compleja pero en las tiendas Veritas tienen unos zumos de frutas (son compotas de hecho) sin aditivos ni azúcares y estas llevan buen aporte de acerola. Haré foto y te lo envio. En el futuro quizás haga una entrada con menú tipo de lo que come la peque, los purés que le hacíamos de pequeña cuando no comía tanto sólido y tal. Cualquier duda aquí estamos eh! un abrazo

      1. Pues sería un aporte cojonudo, la verdad… 😉 Lo de llevar vuestro menú a la guarde, pues es un punto, la verdad. ¿Os rebajan el precio, por utilizar solamente un plato del menú, en lugar de dos? Para lo poco que le queda de guardería no me lo planteo, pero estoy ya pensando de cara al comedor del colegio, que empezará en septiembre, cómo se podría gestionar eso. Aunque en nuestro caso ya es más complicado, porque es omnívora total, así que no sé si tiene mucho sentido “convertirla” al vegetarianismo. Más bien, es lo de siempre… Adaptarnos a ella, y que ella decida, aunque en casa vayamos nosotros eligiendo como opción el ir reduciendo el consumo de proteínas de carne o pescado. ¡Ya te iré contando! 🙂

        1. bueno en la guarde a la que la llevamos nosotros (que en verdad es un centro familiar) nos dan toda la flexibilidad del mundo. Allí sí, pagamos sólo 1 plato del menú. En el cole será complicado y ya estoy preocupado por ver como lo haremos…

          Sobre el menú, pues lo intentaré a ver si así os damos ideas. Lo de tu hija, hombre puede ser complicado cambiar ahora sus hábitos pero quizás podéis dejar la mayor parte del “omnivorismo” para el cole, y en las cenas moverlo más hacia el vegetarianismo. Introducir la quinoa, el tofu, etc. Poco a poco ella misma os pedirá más de una cosa o de otra. Y si, siempre nos adaptamos a ellos… estamos como para tener 3 menús distintos no? : )

          un abrazo

    1. Muy buen resumen! gracias por ello. He de matizar por lo que se comenta en el blog de madrereciente que no hacemos controles de sangre cad 15 días eh, que le hemos hecho 1 al año porque no vemos ninguna señal que nos de alarma pero que queríamos saber que lo estábamos haciendo bien. NO es que esté en el médico constantemente : ) muchas gracias

      1. Me parece bien la matización de los controles xD. Espero que la niña crezca sana y fuerte como un roble.

Los comentarios están cerrados.